El dildo podría ser un hijo bastardo de la escoba, y cada vez que usamos uno estaríamos resucitando a todas aquellas brujas que, abriéndose de piernas, experimentaron no solo con las bases de la farmacología moderna sino también con su propio placer.

Leer más