Campaña por la memoria de las mujeres perseguidas por brujería

En un periodo en el que la violencia contra las mujeres se hace cada día más brutal, como mujeres y feministas, hemos decidido que es imprescindible reabrir una página de la historia que no solamente se ha olvidado sino que en algunos lugares se ha convertido en negocio. Las sociedades que no recuerdan su historia están condenadas a repetirla.

Por eso, lanzamos una campaña para promover el reconocimiento de la historia de las miles de mujeres que en muchas partes del mundo, en Europa, en América, en España, fueron torturadas y asesinadas de las formas más atroces acusadas de ser brujas en el marco de la emergencia del capitalismo, el Estado moderno y el colonialismo.

Como parte de esta campaña, pedimos que en los lugares donde hubo persecuciones de este tipo y hay espacios dedicados a su memoria, estos tengan como objetivo el recuerdo de estos hechos históricos y no difundan leyendas, estereotipos o mitos, ni busquen el lucro, en especial, con la venta de objetos y muñecas que reproducen la imagen monstruosa que los perseguidores crearon de estas mujeres. Esta representación no es inocente, oculta una realidad sangrienta que no debemos olvidar. Transmite además un mensaje a las nuevas generaciones que perpetúa una imagen degradante de las mujeres, en especial, de las mujeres mayores.

Tomar medidas para reconocer el crimen cometido contra estas mujeres y crear espacios que nos ayuden a reflexionar y no repetir el pasado son cruciales porque la caza de brujas no ha terminado: se continúa persiguiendo y matando a mujeres acusadas de brujería en algunas regiones de África y la India, y se usa todo el imaginario y el discurso que identifica a las mujeres poderosas y libres como brujas para atacar a lideresas y comunidades en resistencia frente al expolio en América Latina y muchos otros lugares del mundo.

Esperamos que este llamamiento llegue a organizaciones feministas e instituciones locales que puedan promover y poner en marcha iniciativas para hacer visible el pasado junto con todas aquellas y aquellos que llevan años trabajado para sacar a la luz la memoria de las mujeres acusadas de brujería.